Mes: mayo 2013

Tortas de Aceite

Posted on Actualizado enn

Quiero empezar diciendo, que no puedo estar más contento con esta receta. Es de esas cosas que pruebas y levantas las cejas mientras la masticas, la miras por un lado y por el otro, como si no te creyeras lo que te estás comiendo. Emites unos sonidos un tanto guturales “hummm, arrgg, ohhhh, hummmm” y tragas rápido para llegar a tiempo de coger otra de la mesa, que vuelan….

Pila de tortas de aceite
Pila de tortas de aceite

Pero realmente tengo la duda de que nombre ponerle a esta receta…

Vale que se llamen “tortas de aceite”, nombre que sin duda le viene al pelo; pero eso en Andalucía, porque en La Mancha las tortas de aceite son otra cosa.

De manera que, ser “tortas de aceite” lo son, pero Andaluzas. De hecho, estas tortas tienen su propio pliego de condiciones, con el cual obtendremos una torta con “calidad certificada”. Yo de entrada, certifico que esta receta es la bomba.

Sin entrar en las condiciones del pliego, no voy a ser mas papista que el papa, lo más importante de la receta (al menos desde mi modesto punto de vista), es que la calidad del aceite que utilicemos sea la mejor posible.

Un aceite de oliva virgen extra, nos dará unas tortas de calidad extra. Además, es muy de tener en cuenta que la harina que usemos sea una harina floja, porque como vamos a estirarla, no queremos que se nos resista demasiado. Queremos una masa con mucha extensibilidad y poca tenacidad.

Con un cafetito en Ikea!!!!
Con un cafetito en Ikea!!!!

Por otra parte, esta receta no se basa en la receta del maravilloso blog  “Un pedazo de pan”, !!es un calco!!, hay que seguir la máxima de que “si algo es bueno para que cambiarlo”. Puede que todo sea mejorable pero estas tortas en concreto, creedme que lo veo difícil.

Con la cantidad que aquí pongo, saldrán unas 18 tortas de 20gr cada una. Creo que el tamaño justo para querer repetir y repetir y repetir …

Los ingredientes para estas pequeñas delicias son:

  • 200 gr. harina floja (Rincón del Segura)
  • 75 gr. aceite de oliva virgen extra
  • 75 gr. agua
  • 10 gr. azúcar
  • 1 gr. sal
  • 4 gr. anís verde
  • 3 gr. sésamo
  • 2 gr. levadura seca

Vamos pasito a pasito:

Primero.-

Empezar el amasado es complicado!!!
Empezar el amasado es complicado!!!

Vamos a mezclar todos los ingredientes secos en un cuenco y al final añadiremos los líquidos. Los mezclamos bien hasta que estén todos integrados y lo pasamos a la encimera para empezar a amasar y conseguir desarrollar bien el gluten. Aunque la masa parezca pegajosa, no se pegara debido a la cantidad de aceite que lleva. El amasado es una gozada por ese motivo, pero es cierto que al principio la masa tiende a deshacerse, algo que con un poco de paciencia se soluciona y al final tendremos una masa muy elástica. Unos 15 minutos me han bastado para obtenerla.

Segundo.-

Hacemos la bola y a reposar
Hacemos la bola y a reposar

Hacemos una bola con la masa y la metemos en un bol entre 1 hora y 1 hora y media. Mientras tanto podemos ir calentando el horno a 190º y si puede ser con el ventilador.

Tercero.-

Pasado el tiempo de levado, volcamos la masa a la mesa y la desgasificamos un poco. Antes de empezar a bolear, preparamos un plato con azúcar.

Entonces cortamos porciones de unos 20 gr y vamos dando forma de bola a cada una. Cuando hayamos acabado de bolearlas todas, las primeras se habrán relajado lo suficiente y eso nos facilitará bastante su estirado.

Cuarto.-

La bola y la torta
La bola y la torta

Ahora hay que echar mano del rodillo. Tenemos que conseguir una torta lo más fina posible, evitando eso sí que se desgarre. Más o menos serán de unos 15 cm de diámetro. Cuando la tengamos, la despegamos de la mesa (no se va a pegar por la cantidad de aceite) y pasamos una cara por el plato con azúcar.

Pasando una cara por azúcar
Pasando una cara por azúcar

La depositamos en la placa del horno y encima de un papel sulfurizado, con la cara de azúcar para arriba. A mí me entran 6 en el horno.

Quinto.-

Listas para entrar al horno
Listas para entrar al horno

En este punto ya van para dentro, con el horno a 190º y sin vapor. Tardan un suspiro en hacerse, entre 10 y 12 minutos. Hay que estar atento porque llegados a ese punto se tuestan rápidamente. Pero es conveniente que queden tostadas, una torta blanda no es deseable.

De todas formas, no tengáis la tentación de dejarlas mucho más si las tocáis y aún están un poco blandas, porque al enfriarse se endurecerán.

Las dejamos en una rejilla para que enfríen y las conservaremos en un envase hermético, para que no se reblandezcan con el aire. Así se conservarán bastante tiempo, pero haber quien es el guapo que consigue que duren más de 1 día.

Anuncios