Mes: marzo 2013

Hamburguesas

Posted on Actualizado enn

Y llega otro de esos momentos en la vida de todo aprendiz de panadero, panadero aficionado, panaderillo o como queramos llamarlo, que te pones a hacer una de esas recetas que te llevaba llamando ya un tiempo.

¿Apetece hincarle el diente?
¿Apetece hincarle el diente?

Ese día llegó el otro día y menudo día!!!

Hacer una pan para hamburguesa, es algo que hace un tiempo veía complicado, bastante complicado de echo. Pero no podía errar más en mis cálculos. ¿Cómo iba a conseguir una textura fina y delicada, pero que a la vez fuera lo suficientemente firme para contener una hamburguesa de más de 4 dedos?

El miedo y la ignorancia son muy malos compañeros de viaje, pero en la última parada se bajaron y vive Dios que como vuelvan a intentar subirse, el que se baja soy yo.

Por eso llamémosle temeridad o valentía, la otra tarde tiré pa’lante y me dije: ¡esta noche me voy a comer una hamburguesa casera, casera!, voy a hacer el pan y compraré la carne picada para hacerla yo también. Como Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como.

Preparando la cama
Preparando la cama

No me va a resultar muy difícil detallar la receta, pero me va a resultar imposible describir el placer que sentía mientras me la estaba comiendo. A saber: pan tierno, con un maravilloso olor ligeramente dulzón y que aguantaba lo que le echaba encima: tomate, hamburguesa, queso, cebolla frita, lechuga, más tomate y más queso, todo ello regado de ketchup. Por su parte, una hamburguesa de ternera de a dedo, tierna y jugosa.

Imagináos que os metéis todo eso en la boca (al que le quepa) y que todos esos sabores se entremezclan. ¿Alguien se lo puede imaginar?

Como sé que es complicado imaginar algo así, hay que probarlo. Mi mayor recomendación es que le echéis ganas y hagáis esta delicatesen.

No sé si habré conseguido poneros los dientes un poco largos, pero si no ha sido así, haber si con la receta lo consigo:

Para el Pan de hamburguesa (para 4 unidades):

  • 250 gramos de harina de fuerza (El Amasadero)
  • 125 gramos de leche
  • 7,5 gramos de levadura de panadero
  • 10 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 1 huevos (unos 40 gramos)
  • 7,5 gramos de azúcar
  • 5 gramos de sal
  • 1 huevo (para pintar), 1 c/s de leche
  • Semillas de sésamo y lino

Acto Primero.

En el bol vertemos la harina y deshacemos en ella la levadura. Entonces añadimos la leche, el aceite de oliva y el huevo. Por último el azúcar y la sal.

No va a resultar una masa muy pegajosa y se deja amasar bastante rápido, pero quizás haya que echar mano de la técnica Bertinet.

En cualquier caso obtendremos una masa suave y con una miga muy esponjosa.

Acto Segundo.

Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar fuera de corrientes de aire por una hora más o menos.

Fermentando
Antes                                                       Tras una hora

Acto Tercero.

Cuando ha fermentado, pasamos a la encimera y dividimos en 4 porciones de 100 gr más o menos y le damos la forma de hamburguesa. Para hacerlo, formé una bola y luego la fui aplastando ligeramente de los bordes, intentando dejar algo más alto el centro. Tuve que dejarla un poco reposar de vez en cuando, porque la masa se resistía un poquito.

Subiendo
Antes                                                      Tras otra hora

Los deje separados y tapados con un plástico film y un paño, más o menos otra hora. Tras esa hora habían subido (no el doble, pero casi) y ya estaban listos para pintarlos con una mezcla de huevo y leche (muy poquita) y echarles por encima las semillas. Como no tenía sólo de sésamo, puse una mezcla de sésamo y lino.

Acto Cuarto.

Al horno a 180º unos 12 minutos.

Recien sacada del horno
Recien sacada del horno

Menudo olor desprendían. Al poco de sacarlos se quedaron blanditos y ya “pintaban maneras”.

Los Bises.

Pues mientras estaban en la segunda fermentación, me dispuse a preparar las hamburguesas propiamente dichas.

Más o menos cada hamburguesa llevaba 150 gr de carne. ¿Y como las preparé?

Hamburguesa
Hamburguesa

Aplaste bien la carne con un tenedor y le añadí medio diente de ajo, unas hojas de perejil, una pizca de sal, medio huevo y un poco de pan de molde mojado en leche. Lo mezcle todo y lo dejé reposar una media hora en el frigorífico.

Lo saqué del frigo y formé las hamburguesas. Entonces las pase otra vez al frigorífico y allí estuvieron otro par de horas, hasta que llegó la hora de darles la bendición.

Babeando!!
Babeando!!

Bendita cena la de esa noche. Una cena de fiesta, con traje de gala incluido.