Mes: abril 2012

Panecillos de Espelta

Posted on

Vuelvo a la carga con la harina de Espelta. Pero antes de entrar en !harina! voy a explicar brevemente algo sobre este tipo de harina que últimamente me tiene encandilado.


La espelta es una subespecie del trigo que se caracteriza por ser mucho más resistente a plagas, lo que la hace especialmente ideal para el cultivo ecológico, y además contiene mucha más fibra, proteinas y vitaminas B1 y B2.

Era una especie mucho más extendida en la Edad Media, al igual que el Centeno, y aunque su cultivo había decaido muchísimo, últimamente se ha recuperado.

Bueno, tras esta pequeña introducción de este maravilloso cereal. Sigo con la receta (o más bien comienzo).

En este caso, se trata de unos panecillos de Espelta, que he copiado de la maravillosa Web “webosfritos“, aunque para mi gusto hay un pequeño error. En la receta indican 15 gr de levadura fresca. Normalmente para medio kilo de harina se suelen utilizar 10 gr. No se si se tratará, de que al ser la harina de espelta hayan modificado por ello la cantidad de levadura. Pero en cualquier caso el olor al fermentar y luego al hornearlos era muy fuerte, lo que me llevó a pensar que le sobraba levadura. Aún así, han quedado muy esponjosos y tiernos.

Las cantidades son las siguientes:

  • 200 gr de harina de fuerza
  • 300 gr de harina de espelta (en mi caso era semiintegral)
  • 300 gr de agua
  • 15 gr de levadura fresca
  • 10 gr de sal

Esta es la receta básica para hacer pan, y como digo para mi gusto sobrarían con 10 gr de levadura. Esta receta es de las llamadas “de modo indirecto“, es decir que empezamos la receta un día y la acabamos al siguiente.

Primer día.-

Hechamos las dos harinas en el bol, entonces desmigamos la levadura encima y vamos añadimos el agua. Mezclamos todo ello con la rasqueta, y cuando ya esté bien cohexionado pasamos la masa a la encimera. No añadimos harina. Cuando hayamos amasado un poco, añadiremos la sal.

Depende del auga que absorva la harina que utilizemos, obtendremos una masa más o menos pegajosa. Por la cantidad de agua de la receta, en teoría la masa debe quedar algo pegajosa. Pero hay que evitar la tentación de añadir más harina, mejor utilizaremos el amasado de Bertinet, aquí un enlace de un vídeo donde esto se explica con una sencillez asombrosa.

Con paciencia, obtendremos una masa lisa y homogénea. Entonces pasaremos la bola ya formada al bol, lo tapamos con papel film y lo dejamos fermentar un par de horas. Pasado este tiempo, lo meteremos al frigorífico toda la noche.

Segundo día.-

Una hora antes de continuar con la receta, sacamos la masa del frigorífico. No deberá haber crecido mucho por la noche (aunque en mi caso esto nunca pasa, y en el frigorífico me crece una barbaridad).

Cuando se haya atemperado, la aplanamos un poco y la dividimos en piezas de unos 80 gr. Ahora tocará ir formando los panecillos, aquí yo he intentado hacer unos panecillos alargados, pero me han quedado más bien ovalados.

  El resultado ha caído de esta guisa….

¿Como los he hecho?, he cogido cada pieza, la he aplastado un poco intentando formar un rectángulo, entonces doblo hacia el centro uno de los extremos (por el borde más alargado) y luego hago lo mismo con el otro extremo. Finalmente la hago rodar un poco y la dejo para la segunda fermentación con la unión hacia abajo.

Ahora debe fermentar más o menos una hora. Pasado este tiempo, ya tendremos el horno a toda pastilla. Le damos un corte todo lo largo que es la pieza y verlos crecer.

Para Adán, el paraiso es donde estaba Eva.

 

Soplan nuevos vientos

Posted on Actualizado enn

Para conmemoria la entrada número 25, he decidido darle un cambio al blog, y no de formato porque es bien sabido que no hago más que cambiar los estilos (pero me pasa como con la peluquería !que no termino de encontrar la que me gusta!). El cambio viene motivado por las críticas recibidas en cuanto a la falta de rigor en las descripciones de las recetas.

Vale lo reconozco, no soy muy exhaustivo. Digo que me voy a poner a detallar cada paso y me termina pillando el toro, pongo la receta con prisa y al tuntún pelotero.

Por ello, la intención a partir de ahora es más rigor, mejores fotografías y un mayor detalle a la hora de describir ingredientes y pasos.

No faltarán así mismo, comentarios audaces (y sí bastante estúpidos algunos), sobre el día a día de la receta.

Intentaré también abrir el blog a nuevos viajes y experiencias panaderas.

Vuelve con fuerza el “PAN ALEMAN”.