Chapata (3ª versión)

Posted on

Bueno pues también de Bertinet me llega una nueva receta de Chapata y como es un pan que no me canso de hacer, lo tenía que probar.

La diferencia básica de esta receta con las otras, es que lleva un Fermento. Le ha dado más consistencia a la barra y un aroma mucho más marcado. En cuanto a la consistencia creo que me quedo con las otras, pero el sabor en esta es superior. La receta habla originalmente de utilizar una harina italiana, pero he utilizado un poco de fuerza y la típica de trigo del Segura.

Otra diferencia respecto a las dos recetas anteriores, es que esta masa es mucho más manejable.

Vamos a ver el Fermento:

  • 175 gr de harina
  • 90 gr de agua
  • 1 gr de levadura fresca

Para el fermento, lo complicado ha sido medir 1 gr, así que lo que he echo es ponerle un trocillo. Por lo demás se trataba de mezclarlo todo y dejarlo entre 17 y 24 horas a temperatura ambiente. Esto es lo que le va a dar a la Chapata mayor aroma, porque al abrir el fermento al día siguiente, desprendía un aroma exquisito.

Para la Chapata:

  • 275 gr de harina
  • 5 gr de levadura fresca
  • todo el fermento
  • 180 gr de agua
  • 25 gr de aceite de oliva
  • 7 gr de sal

 

Se echa al bol la harina y se desmenuza la levadura por encima, luego añadimos el fermento, el agua, el aceite y por último la sal. Entonces lo trabajamos bien en el bol, cuando este cohexionado lo pasamos a la encimera y lo amasamos a conciencia.

Cuando lo tengamos listo, enharinamos y formamos la bola que irá al cuenco entre 1 hora u hora y cuarto.

Pasado ese tiempo, la volvemos a poner en la encimera y la aplanamos un poco. Entonces formamos 3 tiras, esto depende de lo grandes que queramos las chapatas y del horno. En mi caso han sido 3, 2 típo bocata y otra mayor. Doblamos cada una de ellas en tres, es decir que cogemos cada tira y doblamos un lado hacia el centro y presionamos; luego doblamos el otro lado también hacia el centro y sellamos bien.

Así las dejaremos reposar 45 minutos más y ya estarán listas para meter al horno, con su vaporcillo y sus piedras calentitas. Nunca pongo ni temperatura de horno (porque siempre lo tengo a 250º y bajo un poco a los 5 o 10 minutos), ni el tiempo que está el pan en el horno, porque voy controlando a ojímetro.

El resultado como ya he dicho, han sido unas barras algo más densas, pero adecuadas para meterles dentro un kilo de bacon y medio kilo de queso. Todavía hoy no se me ha pasado la hinchazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s