Buñuelos y Pan de Viena

Posted on Actualizado enn

Ni os imagináis las ganas que tenía de hacer buñuelos. Es una de esas cosas que con tan solo oír el nombre, me evoca unos recuerdos increibles de mi infancia, y realmente no se el motivo, porque que yo sepa en mi casa no se han hecho nunca buñuelos, sería en otra vida…

El caso es que, siguiendo con las recetas de mi “ya maestroBertinet, elaboro estos buñuelos en una fría tarde de Diciembre, en los albores de la Navidad, y esto me hace recordar las “dicen que ricasLebkuchen, o lo que es lo mismo las típicas galletas navideñas alemanas. Digo dicen, porque no las he llegado a probar, ya que se me metio en lo más hondo del “galillo” el olor a especias. Pero bueno, otro día hablaremos de esa receta.

Para los buñuelos, me dispongo a preparar una de las llamadas “masas dulces“, y con esta base, hago tanto los buñuelos como el Pan de Viena. La base:

  • 250 gr de leche (en mi caso desnatada, que hay que guardar la figura)
  • 15 gr de levadura fresca
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 60 gr de mantequilla
  • 40 gr de azúcar
  • 10 gr de sal
  • 2 huevos grandes

La elaboración de la masa igual que todas, salvo que hay que tener en cuenta de calentar la leche sin que llegue a hervir. Salvo eso, todo lo demás igual que siempre. En este caso y debido a las grasas, la masa va a ser un poquito más pegajosa, pero con tiempo nos hacemos con ella y pasados esos 20 o 25 minutos la tenemos preparada para formar la bola y dejarla reposar en el cuenco por espacio de 1 hora.

Ya recomienda Bertinet, que no se os ocurra preparar estos buñuelos estando a solas, porque corréis el riesgo de coméroslos todos. Como la misma masa, la he usado tanto para los buñuelos como el Pan de Viena, me han salido 13. Podría (debería) haber hecho más, pero al no estar seguro del resultado no quise arriesgarme !gran error!.

Pasada esa hora, divido la masa en 2 partes y ¿que hago con la de los buñuelos?, pues voy cortando pedazos de masa de unos 30 gr, formo con ellos unas bolas compactas y los voy poniendo en una placa con un poco de harina y los tapo para que reposen unos 45 minutos. Cumplido el reposo, lleno una sarten honda con más o menos 1/2 litro de aceite de oliva suave y cuando llegue a unos 180º (por fín he podido usar mi termómetro) los voy metiendo en la sartén. !Suben que da gusto!, menos de medio minuto por cada lado y ya están listos. Se pasan a un plato con papel absorvente y cuando se enfríen un poco se espolvoréan con azúcar glase.

Doy fé que estában exquisitos, me comí 3 de una sentada y repartí el resto unos esa misma noche y otros al día siguiente que aún estában deliciosos.

En cuanto al Pan de Viena, en el momento de dividir la masa lo que he hecho ha sido intentar formar unas baguetes, bueno no se lo que ha salido, pero la cuestión ha sido dejarlas reposar 1 hora y hornearlas sobre unos 12 minutos. Muy bonicas no son, pero ya os digo que un buen trozo de este pan, que no es muy dulce porque lleva poca azúcar, con unas onzas de chocolate Valor con alméndras, es como diría el anuncio “un placer adulto“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s