Chapata (2ª versión)

Posted on Actualizado enn

Voy con un nuevo intento de Chapata, el famosísimo pan italiano. En esta ocasión la inspiración me viene de Bertinet y siguiendo sus instrucciones voy a reelaborar este pan.

El final del estas barras va a ser el mismo de siempre, o bien acabar ahogadas en una buena salsa o un buen moje, o siendo la cama perfecta para un buen bocata de jamón serrano.

Esta receta lleva un fermento, elaborado a base de harina, agua y levadura y dejado reposar entre 17 y 24 horas a temperatura ambiente y al abrigo de las corrientes de aire. Para el fermento, no hay que hacer un amasado demasiado elaborado, basta con que se haga bien la mezcla. Para elaborarlo utilice 350 gr de harina, 180 gr de agua y media cuchara de cafe de levadura fresca.

Esta es una masa de aceite, con lo cual va a resultar un poco más pegajosa de lo normal. Los ingredientes son los siguientes:

  • 450 gr de harina de fuerza
  • 10 gr de levadura fresca
  • 340 gr de agua
  • 50 gr de aceite de oliva suave
  • 15 gr de sal

Pues nada, manos a la obra.

Lo primero de todo, deshacer la levadura con la harina en un cuenco grande. Entonces añadimos el prefermento del día anterior. Finalmente añadimos el agua, aceite y la sal. Ahora viene lo divertido.

Cuando tenemos la mezcla bien unida en el bol, lo pasamos a la mesa y a darle palos a la masa (pero con cariño). Como ya he dicho, va a estar un poquito pegajosa, pero siguiendo el método del maestro, y con práctica y paciencia, nos iremos haciendo con la masa. Es cierto que se nos pueden ir perfectamente 15 minutos amasando, pero merecerá la pena.

Cuando ya la tenemos lista, le damos forma de bola y la pasamos al cuenco enharinado. Aquí la dejamos bien tapadita por espacio de una hora y media.

Pasado ese tiempo y con la ayuda de la rasqueta, la pasamos a la mesa con un poco de harina. La aplastamos ligeramente con las manos y la dividimos en 4 porciones similares. Yo lo he hecho en 2, porque hize la mitad de la proporción. La cuestión es que cada trozo hemos de doblarlo en 3. ¿Y como se hace esto?, pues simple: tenemos cada trozo que nos debe haber quedado rectangular y en su parte más larga de un palmo y medio. Lo que hacemos, es doblar de uno de esos extremos hacia el centro y sellar con los dedos, entonces hacemos lo mismo con el otro extremo. Finalmente y a lo largo volvemos a doblar por la mitad, de manera que nos queda de forma alargada.

Ya tenemos la forma definitiva, debe quedar bastante plana y alargada. Entonces la pasamos al paño bien enharinado y a reposar unos 45 minutos.

Durante todo este proceso, hemos encendido el horno con las piedras de hornear, hemos puesto la bandeja con los tornillos para crear humedad y toda la parafernalia necesaria. Justo antes de meterlas al horno, rociamos con agua las paredes del horno y las deslizamos con suavidad y presteza (no queremos perder ni calor ni humedad).

Tras unos 15 minutos sacaremos del horno unas barras deliciosas.

Y el hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s