Pan de centeno y cerveza

Posted on Actualizado enn

¿Que hay mejor que comer pan y beber cerveza?, pues comer pan con cerveza, vamos que en lugar de agua, cerveza. Si además la harina es de centeno y la cerveza alemana, nos aproximamos al ideal de PAN ALEMAN.

Pues la receta de hoy es precisamente eso, además con un poolish, que le da mucha más consistencia.

Pasemos al detalle:

Para el poolish

  • 125 gr de cerveza rubia
  • 125 gr de harina de fuerza
  • 5 gr de levadura fresca

Para el pan

  • 400 gr de harina de fuerza
  • 400 gr de harina de centeno
  • 5 gr de levadura fresca
  • 480 gr de agua
  • 15 gr de sal

Para preparar el poolish, lo mezcle todo en un bol y lo dejé reposar toda la noche y la mañana siguiente en el frigorifico. Lo saqué una hora y media antes de empezar a hacer el pan, ya había crecido un poco y burbujeaba que daba gusto, sobre todo después de esa hora y media a temperatura ambiente.

Al ponerme manos a la obra, mezclé la harina de fuerza con la de centeno, la levadura, el agua y el poolish (dejé para el final la sal, cuando ya había mezclado un poco y la empezaba a trabajar en la mesa).

Como la harina de centeno es así de especial, la masa resultaba un tanto pegajosa y el amasado no resultó nada fácil. Intenté utilizar la técnica de Bertinet (estamos en ello), con mejores resultados que la última vez, pero todavía no le doy el punto. Vamos que después de “vapulear” la masa durante un rato que se me hizo eterno, la dejé descansar. Ella debía estar mareada y yo cansado.

Cuando llevaba una hora de reposo, le hice un pliegue y reposo otra hora. Después la corté en 2 panes, y las pasé al bannetone. Allí deberían haber estado poco más de una hora creo yo, pero me pasé hasta las 2 horas y media y creo que fué un error.

Por otra parte, tocaba estrenar mis nuevos “ladrillos refractarios“, y creo que otro error estuvo en que estos, no estaban los suficientemente calientes. Cuando volqué la masa en la pala y le hice la greña, se desinfló como un globo (exceso de fermentación, creo), pero a pesar de todo el pan se hizo muy bien en los ladrillos (y eso que no estaban del todo calientes).

Los resultados fueron de buenos a mejores, además como la compañia era tan buena, quien puede decir que salió mal.

La cordura y el genio son novios, pero nunca han podido casarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s